Você parece ter perdido sua conexão com a internet!
Certifique-se de que esta conectado para que não perca os dados desta página.
Campos com bordas vermelhas são obrigatórios e devem ser preenchidos corretamente !
Atenção! Vendas feitas no cartão de crédito estão temporariamente indisponíveis.
CASA EDITORA O CLARIM | 113 anos divulgando o Espiritismo
CASA EDITORA O CLARIM
anos divulgando o Espiritismo
MEU CARRINHO
0
itens adicionados
0
Atenção! Vendas feitas no cartão de crédito estão temporariamente indisponíveis.
  • televendas (16) 3382.1066
  • contato
  • WhatsApp (16) 99270.6575
  • redes sociais
  •    
  • MEU CARRINHO
    0 itens adicionados
Produtos ↓
Revista Internacional de Espiritismo • Fevereiro 2019
Los espíritas y los males sociales: el desafío del enfrentamiento. Nuevos datos del IBGE muestran un retroceso en la reducción en las desigualdades sociales; lo que la Codificación recomienda a los espíritas para enfrentar esa critica situación social de más de 55 millones de hermanos necesitados.
Juvan Neto
juvanneto@hotmail.com
01/02/2019

*** Traducción: Ignacio Dominguez


Una noticia triste publicada el 5 de diciembre pasado, por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), nos remite a la actualidad de las informaciones de los Espíritus Superiores que son continuas en la Codificación Espírita, y nos despierta -ó al menos debería- sobre las cuestiones relacionadas con la desigualdad social, mostrando, una vez más, que las molestias sociales no son obra de Dios, sino de la propia imperfección del hombre.

De acuerdo con el IBGE, después de 15 años, la desigualdad volvió a aumentar en Brasil - con excepción de la Región Norte. El índice, de 0.8 puntos porcentuales, registra que el número de ciudadanos en la franja de extrema pobreza saltó del 6.6% de la población en 2016 al 7.4% en 2017. En la estimación, el instituto apunta que había 15.2 millones de brasileños con ingresos inferiores a 140 reales por mes en 2017 - contra 13.5 millones registrados en 2016.

El estudio técnico del IBGE apuntó además que aumentó la proporción de personas por debajo de la línea de ingresos. De acuerdo con el reportaje de la tradicional revista Veja, en 2017, ese índice sumaba el 26.5%, mientras que en el año anterior registro el 25.7%. Los porcentuales significan una variación de 52.8 millones a 54.8 millones de personas.

Los criterios del Banco Mundial establecen que esas son personas con ingresos hasta de 5.50 dólares al día, o 406 reales al mes. La mayor parte de ese contingente de hermanos nuestros - más de 25 millones -, estaba en la Región Nordeste. Y cuando menos 27 millones de brasileños – que es el 13% de la población - viven en domicilios inadecuados.

Aunque menos de un punto porcentual parezca poco, si pensamos que todavía existe, en Brasil, un contingente de cuando menos 16 millones de hermanos en total penuria y otros 55 millones viviendo con menos de medio salario mínimo, es inadmisible para cualquier ciudadano que se considere cristiano en el momento actual del país.

…Tomando como base esos números, objetivo inclusive del reportaje de Veja, vienen a preocupar nuevamente el hambre y la desigualdad, cuando el país, anteriormente, ya parecía haber encontrado el rumbo, aunque todavía temerosos al principio, para la reversión de ese cuadro. El recrudecimiento de los programas sociales, el llamado "costo-corrupción", la adopción de políticas económicas agresivas y limitadoras de las inversiones sociales, todo ello aliado al inestable cuadro político de la nación, parecen haber alcanzado a todos en su totalidad, y principalmente, a las capas más vulnerables de la sociedad.

Al espirita, ante ese cuadro, le corresponde reflexionar, como se ha dicho anteriormente, en la actualidad sobre las consideraciones de los Espíritus Superiores, para los cuales la miseria y el hambre son elementos originados en el orgullo y el egoísmo, desigualdades que fomentan la idea de la supuesta superioridad entre algunas naciones del planeta - tipo de pensamiento que, por cierto, cada brasileño debe evitar.

Comentando la pregunta 930 de El Libro de los Espíritus, Allan Kardec apunta ya, en 1857, que la culpa de las desigualdades reside de igual manera en la imperfección humana: "Con una organización social razonable y previsora, sólo por culpa suya al hombre puede faltarle lo necesario", afirma el educador Kardec y establece. "Cuando se practique la ley de Dios, se tendrá un orden social fundamentado en la justicia y en la solidaridad, y él mismo también será mejor". En la misma pregunta, una frase emblemática de los Espíritus debería indicar la correcta orientación del trabajo de cada espírita: "En una sociedad organizada según la ley de Cristo nadie debe morir de hambre.”

Esa admirable afirmación kardeciana encuentra resonancia en otro punto del mismo El Libro de los Espíritus: la pregunta 806. Consideran ellos que la desigualdad de las condiciones sociales "es obra del hombre, y no de Dios", pero que desaparecerá "cuando el orgullo y el amor egoísmo dejan de predominar ", pues" día a día gradualmente "las diferencias sociales desaparecen. Una sola desigualdad, en el dicho de los Espíritus, tiende a quedar en una sociedad cristiana: la del merecimiento.

Los Espíritus también agregan el hecho de que no hay razas, naciones o etnias superiores, poniendo fin a cualquier propósito o justificación de xenofobia, enseñando que: "Sólo el Espíritu es más o menos puro y eso no depende de la posición social". En estos días críticos de Transición Planetaria, por los que transitan la nación y el mundo, corresponde al espírita reflexionar sobre ese recrudecimiento social en Brasil - y seguir trabajando para el bien, proporcionando su cuota para enfrentar la situación social presente.

Al espírita corresponde el entendimiento más amplio de lo que es caridad. No sólo la "caridad tradicional", la "caridad material", la limosna, la cesta básica, la sopa, sino una actitud permanente de "benevolencia, indulgencia y perdón", según los Espíritus superiores. Por lo tanto, le corresponde entender esa caridad convencional, de la cual generalmente echamos mano para aplacar nuestras crisis de conciencia ante las agudas y molestas crisis sociales aún vistas y sentidas, como el punto de partida para una concepción más amplia de la beneficencia.

Necesitamos, por supuesto, tener la comprensión de que la desigualdad de las riquezas existe por la diversa variedad de aptitudes de los seres humanos; que una igualdad estandarizada, forzada, sería imposible, impracticable y artificial. Al mismo tiempo, sin embargo, sabemos que los mecanismos de las vidas sucesivas son los que vienen a esclarecer de manera racional la causalidad de las diferencias sociales - recurriendo nuevamente a los Espíritus superiores, en El Evangelio según el Espiritismo.

Joanna: la acción social no genera paternalismo

…La sensatez de los Espíritus y del Codificador, sin embargo, no puede servir de excusas para que seamos tolerantes con las diferencias sociales. Algunos, en el movimiento espírita, se valen del argumento racional de las vidas sucesivas y evitan el debate sobre la necesidad de la lucha por la igualdad. Para estos, es un punto delicado proponer un debate contemporáneo sobre la justicia social y sus demandas. A nuestro ver, sin embargo, ese entendimiento coquetea con la comodidad.

No es porque nuestros hermanos - o grupos o naciones- tienen débitos de anteriores existencias, y que se convertirían para siempre en "parias sociales", sin necesidad de la debida atención y esfuerzos nuestros, en el sentido del enfrentamiento a la pobreza, por ejemplo.

Es interesante conocer la opinión de la mentora Joanna de Ângelis sobre el tema - opinión sorprendentemente contraria a la visión de que la actividad en la caridad y en los programas sociales del gobierno serían una especie de "paternalismo". Joanna, analizando desde el punto más alto del vigilante, sabe que ese argumento se basa en el sentido común, y añade una nueva visión sobre el tema, a través de la escritura mediúmnica de Divaldo Pereira Franco.

En el libro Episodios Diarios, la mentora encanta al enseñar que tanto la miseria socioeconómica, como la miseria de naturaleza moral, son problemas que en un análisis rápido, parecen insolubles, por ser mas complejos. Pero la inercia o la crítica ante ellos no es la postura más adecuada. "No te excuses de ayudar. Si no puedes llegar hasta la causa del problema, minimiza los efectos ", considera ella. "Ya que no puedes erradicar, de un golpe, el hambre, la enfermedad y la ignorancia, contribuye con tu cuota de amor, por mínima que sea", añade ella.

La mentora además orienta eventuales críticas de las acciones para reducir las molestias sociales: "Se afirma que ese gesto de amor genera el paternalismo, promueve el vicio ... No tienen razón los que así lo comentan. Muchos males y algunos crímenes son abortados cuando una actitud de amor interrumpe el paso del infeliz que padece hambre, desesperación y dolor ... Solamente quien aprende como abrir la mano, abre el bolsillo y termina ofreciendo el corazón. Haz lo que esté a tu alcance y la vida hará el resto”.

En consecuencia, cada vez que sentimos ese vacío existencial que se nos aproxima a los corazones y a las mentes, recordemos los datos del IBGE. Por lo menos 15 millones de hermanos brasileños necesitan muchos de nosotros. Tal vez no tengamos la posibilidad de levantar una Mansión del Camino; una asistencia permanente como la de Chico Xavier a las comunidades pobres que lo buscaban en Uberaba; o una acción social amplia como la de Sor Dulce. Pero, ciertamente, un pase, una oración, una sonrisa ... un pedazo de pan, un litro de leche o el estímulo a un programa social gubernamental se nos configuran como oportunidades de oro para que sirvamos, concientizándonos de que el inmenso océano se inicia con una minúscula gota.



- KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Traducción de Cosme Massi y equipo. Acceso en 05.12.2018. Disponible en www.kardecpedia.com.

- KARDEC, Allan. El Evangelio Según el Espiritismo. Traducción de Cosme Massi y equipo. Acceso en 05.12.2018. Disponible en www.kardecpedia.com.

- FRANCO, Divaldo P. Episodios Diarios. Pelo Espírito Joanna de Ângelis. 1. ed. Salvador: LEAL, 1985.

- Revista VEJA. Editora Abril. Acceso En. 05.12.2018. https://veja.abril.com.br/economia/extrema-pobreza-aumenta-e-chega-a-152-milhoes-de-pessoas-em-2017/?utm_source=pushnews&utm_medium=pushnotification